Manteles para mejorar la aparencia de las fiestas

El mantel, parte fundamental de la decoración de tu fiesta

que son los manteles para hosteleria

Tu fiesta ideal necesita tener todos los detalles calculados. Muchas veces la mantelería forma parte del servicio de catering contratado o se ofrecen servicios adicionales con distintas opciones. Es importante no escapar a este tema y saber previamente que tipo de mantel se va a colocar, de qué color o planificarlo si se pretende lograr algún efecto decorativo particular.

Lo primero que hay que conocer son los elementos que necesitamos para dejar una mesa bien cubierta y en condiciones para los invitados. El bajo mantel o muletón es una tela gruesa que también puede ser plástica y que tiene como objetivo eliminar las irregularidades de la mesa y evitar que traspase la humedad. No debe ser tampoco tan grueso para que no parezca acolchonado. En algunos casos no se utiliza, depende también de la superficie de la mesa pero es recomendable colocarlo. Sobre él se coloca el mantel que debe tener un tamaño igual o mayor al muletón. No debe ser ni tan corto ni tan largo como para llegar hasta el suelo. En una fiesta informal donde el protocolo no importa demasiado se puede optar por varios colores y diseños, siendo lo más elegante y formal el color blanco. Sobre el mantel también se puede colocar un cubremantel. En este caso no debe cubrir toda la mesa y puede ser de distintas dimensiones y de otro color. Por lo general se colocan cubremanteles lineados de un extremo a otro de la mesa y en el centro algún elemento decorativo. Por otra parte, los cubre sillas tienen que estar en sintonía con el color del mantel o la combinación realizada. Esta misma precaución hay que tenerla con las servilletas.

Los colores o estilos del mantel pueden responder al concepto o formalidad que uno pretende de la fiesta. En el caso de fiestas temáticas se puede apelar a manteles decorativos en este sentido. En caso de fiestas tradicionales se pueden utilizar manteles oscuros para darle una apariencia más rustica.