La colocacion de los manteles segun el protocolo

Cómo colocar en ocasiones formales

Cuando se trata de fiestas o encuentros formales nada puede estar librado al azar. Atender a las cuestiones protocolares es importante atendiendo al respeto de los invitados. El cuidado de las mesas es fundamental para formar una buena impresión en la primera impresión. Si bien muchos países tienen normas y acuerdos de protocolo que pueden modificarse y están establecidas desde lo cultural como también por sus formas y prácticas de gobierno, existen conceptos generales que se repiten en gran parte de los países occidentales. 

que son los manteles para hosteleria

En lo que respecta a la mantelería, el protocolo es sencillo y simple. En primer lugar, es recomendable utilizar un bajo mantel. Este no tienen que ser de mayor tamaño que el propio mantel. Sirve para evitar que el mantel resbale y evitar ruidos durante el servicio. Tampoco debe ser muy grueso, porque de esa forma parecerá acolchonado. Por su parte, el mantel debe cubrir totalmente la mesa pero sin tocar el suelo. Para tener en cuenta la altura promedio ideal es a un tercio de la distancia de la mesa. Tampoco debe quedar muy alto descubriendo partes de la mesa.

¿Cómo elegir el mantel?

Por otra parte, es importante que el mantel tenga relación con los elementos de la mesa. En términos protocolares los manteles tienen que ser blancos o de un color muy claro. Las servilletas deben estar en juego con el mantel. Si el mantel tiene algún calado es obligatorio el bajo mantel para evitar que se vea la mesa.

Los manteles que no se pueden utilizar en acontecimientos importantes son aquellos individuales o de papel, solo sujetos para reuniones informales o familiares.

En algunas fechas especiales como galas de Navidad se puede apelar a manteles con motivos o colores vinculados al día, pero no dejar tener en cuenta estos consejos y apelar siempre al objetivo de lograr una mesa elegante.